Volver portada
PROYECTO BARAÑÍ
criminalización y reclusión de mujeres gitanas
Comentarios
descarga
índice
bibliografía
ficah técnica
 

 

Cap 4. Recomendaciones y líneas de acción

introducción

La sobrerepresentación de las gitanas en las cárceles españolas, lejos de ser un problema que afecta específicamente a este colectivo de mujeres, es la punta de iceberg de una serie de dificultades y fracasos sociales con una gran transcendencia para el conjunto de nuestra sociedad.

Algunas de las cuestiones que subyacen bajo la problemática específica de estas gitanas frente al sistema penal y penitenciario son las siguientes:

  • La profunda discriminación de la comunidad gitana en nuestra sociedad, estrechamente ligada a las dificultades que existen en la misma para afrontar el reto de la multiculturalidad.
  • La prioridad que se da al sistema penal para gestionar problemas sociales con raíces profundas, a pesar de sus limitaciones y fracasos.
  • La escasa atención y asignación de recursos para los mecanismos de gestión de los conflictos de tipo preventivo o conciliador, los cuales tienen un menor coste emocional y económico.
  • Los obstáculos cada vez más presentes en nuestra sociedad a la hora de afrontar la exclusión social y, específicamente, la feminización de la pobreza.

ver ampliadaNos encontramos, por lo tanto, ante un problema social complejo y con hondas raíces, ante el cual es necesario ofrecer líneas de actuación y alternativas de gran envergadura y este es el objeto de este apartado.

Algunas de las acciones planteadas son de fácil implantación, otras requieren tiempo y esfuerzo para recoger los frutos. Hemos querido aglutinar un gran número de propuestas que, desde diferentes frentes, sirvan para frenar la espiral de exclusión, criminalización y cárcel que sufren muchas gitanas.

El Proyecto BARAÑÍ aporta de forma prioritaria alternativas y acciones para evitar, antes aún que la cárcel, la exclusión y criminalización de las gitanas. En general, consideramos que las estrategias represivas atienden a acciones aisladas y no a sus orígenes. Por ello, para ofrecer alternativas preventivas y conciliadoras, que consideramos son más eficaces y menos violentas, hemos querido conocer primero las causas de los procesos de criminalización de las mujeres gitanas.

Estamos hablando de iniciar procesos que requieren mucho tiempo, dedicación y coraje para que puedan dar frutos, pero estos frutos no sólo vendrán a mejorar la situación de las gitanas, sino que redundarán en beneficio de toda la sociedad.

Recomendaciones, ¿para quién?

No hay gitanos ni gitanas en nuestro equipo, y desde el principio hemos intentado tener cuidado de no actuar como sus portavoces.

En otros capítulos de nuestro Informe comentamos que uno de los rasgos que ha acompañado a la comunidad gitana a lo largo de su historia, ha sido la falta de oportunidades para expresar en voz propia su visión sobre su presente y sus expectativas de futuro, así como los medios para alcanzarlas.

Sólo recientemente han podido desarrollar sus propias organizaciones y medios para decidir y comunicar cuál puede ser su futuro o sus futuros. Sin embargo estas voces continúan siendo débiles, y fuertes siguen siendo las resistencias a escucharlas por parte de la sociedad paya. En nuestra sociedad prima un discurso que en nada ayuda a la libertad de la comunidad gitana, el cual pretende explicar desde fuera y a base tópicos, quiénes son los gitanos y gitanas y qué deberían hacer ellos y ellas para mejorar su situación.

Hemos intentado evitar este discurso y, con este fin, planteamos algunas cuestiones. En primer lugar, queremos recordar que la comunidad gitana es diversa, variada y heterogénea, aunque posea algunos rasgos de identidad colectiva. No tener presente este hecho hace que, desde la sociedad paya, se construya un discurso sobre "lo gitano" cargado de estereotipos, que lleva a una descripción tremendamente simplista y plana, cuando no completamente equivocada, de su realidad.

En segundo lugar, tras abordar en profundidad las causas de los procesos de criminalización de las gitanas, hemos llegado a la convicción de que las recomendaciones y alternativas deben tener como destinataria fundamental a la sociedad paya con sus instituciones y discursos y no a la comunidad gitana.

Hemos podido observar que en nuestra sociedad muchos de los discursos sobre los problemas a los que se enfrenta la comunidad gitana, (que a veces tienen un contenido implícito de que esta comunidad es un problema en sí misma) consisten en explicar lo que ésta "tiene que hacer", así como los cambios que debe realizar en su forma de ser y de organizarse. Ello con una insistente atención hacia lo que les falta: "educación", "cultura", "deseos de integrarse", "formación", "buenos hábitos de consumo", "habilidades sociales y de convivencia"...

En este tipo de discurso subyace una visión que considera a la comunidad gitana, por un lado, deficiente, incompleta, fracasada, y por otro lado, sitúa la responsabilidad de sus problemas básicamente en sus deficiencias, obviando los poderosos obstáculos y procesos de exclusión que se les imponen desde nuestra sociedad. Por último, este enfoque presupone negar la capacidad de la comunidad gitana de poder articular, proponer, expresar y gestionar las soluciones a sus propios problemas.

Esta capacidad de autodeterminación, que no puede ser sustituida por una política pública o por actitudes sociales más tolerantes por muy benévolas que éstas sean, puede ser obstaculizada o, por el contrario, animada y apoya.

La intención de animar formas de acción y expresión de la comunidad gitana en nuestra sociedad es lo que nos ha llevado a hacer hincapié en las recomendaciones, propuestas y reflexiones desarrolladas por diversas asociaciones y personas del colectivo gitano. Además, a lo lago del presente documento, insistimos en que las acciones que proponemos han de contar con la participación y el protagonismo de estas organizaciones y personas.

Las recomendaciones destinadas a erradicar la exclusión y discriminación de la comunidad gitana se dirigen a distintos frentes que están interrelacionados entre sí. Evitar la discriminación laboral de esta comunidad, potenciar la dignificación de sus oficios tradicionales, transformar la imagen distorsionada y negativa sobre su realidad, que ofrecen muchos medios de comunicación, o reducir la discriminación que sufren en el sistema penal, son algunas de las líneas de actuación presentadas.

Esperamos que estas recomendaciones no sólo sirvan para mejorar la situación de las gitanas reclusas y evitar así su creciente criminalización, sino que ayuden al conjunto de la comunidad gitana, así como a otros colectivos que se enfrentan a problemas de discriminación, exclusión y cárcel.

Uno de los indicadores más significativos para medir la salud de una sociedad es el trato que reciben sus miembros más desfavorecidos. Las recomendaciones que presentamos están orientadas a paliar la exclusión y criminalización de uno de los colectivos más desfavorecidos y pensamos que su aplicación ayudaría al conjunto de la sociedad a reconocer sus mecanismos de discriminación e intolerancia y a aprender nuevos caminos para una convivencia multicultural.

Como se verá más adelante, muchas de las propuestas han surgido sencillamente de reconocer algunos valores y cualidades de la cultura gitana, que no sólo pueden encajar perfectamente en nuestra sociedad, sino que pueden ser un modelo para el aprendizaje de valores hoy día muy en alza.

Como ejemplo de lo que venimos diciendo están la solidaridad familiar, el apoyo a las y los miembros de su comunidad con problemas, la flexibilidad y adaptabilidad en el trabajo o los mecanismos de mediación ante cierto tipo de conflictos.

Sin embargo, queremos aclarar que, junto al reconocimiento de dichas cualidades, hemos huido de falsas dicotomías del tipo "la buena gente gitana víctima de la maldad de payos y payas", así como de idealizar a la comunidad gitana. Tampoco al tratar la criminalización hemos querido establecer este tipo de dicotomías (las gitanas, víctimas de un sistema injusto), que supondrían una simplificación y no ayudarían a resolver el problema. Tanto individuos como colectivos tienen que asumir la responsabilidad de sus acciones, pero pensamos que la capacidad de hacerlo puede verse apoyada u obstaculizada por el resto de individuos e instituciones de la sociedad.

A lo largo de nuestra investigación hemos percibido una falta importante de reconocimiento, por parte de un sector mayoritario de nuestra sociedad, de la discriminación y los prejuicios que existen hacia la comunidad gitana. Sin embargo, este reconocimiento es fundamental para poder proponer cualquier iniciativa de cambio. Sin minimizar la gravedad del racismo más explícito y agresivo, debemos afrontar los graves efectos que tienen las actitudes más sutiles de rechazo y discriminación hacia la población gitana, tremendamente extendidas.

Para concluir este apartado y entrar sin más preámbulo a exponer los distintos bloques de recomendaciones, hemos querido citar un fragmento de las recomendaciones contenidas en el Manifiesto sobre la realidad de la comunidad gitana del Defensor del Pueblo, de 4 de Marzo de 1999:

1. Que tanto las instituciones públicas como las organizaciones sociales promuevan iniciativas para estimular actitudes de concordia y convivencia. Éstas son imprescindibles para que la reparación de injusticias históricas cometidas contra determinados pueblos y etnias supere las formaciones retóricas y se concrete en realidades tangibles.

2. Que se hagan los esfuerzos necesarios para compensar los déficits estructurales que afectan a la educación, al trabajo, a la vivienda, a la salud. Sin la consecución de estas condiciones mínimas para una supervivencia digna difícilmente se podrán ofrecer horizontes más ambiciosos de mestizaje y multiculturalidad"

Recomendaciones y líneas de acción

Este apartado de "recomendaciones y líneas de acción" comienza con un bloque de propuestas genéricas sobre la relación entre la comunidad gitana y el resto de la sociedad, en el que se plantean iniciativas destinadas a fomentar el encuentro entre las culturas paya y gitana y a erradicar la discriminación de la población gitana.

En segundo lugar, se plantea un bloque de propuestas dirigidas a reducir prácticas discriminatorias y selectivas en el sistema penal. Dentro de este apartado se proponen, por un lado, iniciativas de estudio, formación y concienciación de quienes operan en el campo jurídico y, por otro, iniciativas de mejora de las garantías procesales y de conocimiento de sus derechos, por parte de la población gitana.

En tercer lugar, hemos querido plantear una reflexión sobre las alternativas a la cárcel, aportando algunas propuestas que podrían ser aplicadas a gran parte de la población condenada. Para concluir este punto hemos planteado dos bloques de propuestas para la mejora de la situación de estas mujeres en el medio penitenciario, así como en la fase post-penitenciaria.

La mayoría de las propuestas incluidas en los dos últimos bloques serían extensibles a la generalidad de las personas criminalizadas y/o reclusas.

 


arriba
siguiente

 

| índice | capítulo 1 | capítulo 2 | capítulo 3 | capítulo 4 | bibliográfia | ficha técnica | ilustraciones |

PROYECTO BARAÑÍ
S. Cosme y S. Damián 24, 1º. 28012 Madrid
Tel: 915277894 / 915318904 / 915277742
29 de febrero de 2000